Nottopic Blog

Blog de Nottopic

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Suscribirse a esta lista por medio de RSS. Ver entradas etiquetadas Sostenibilidad

Las personas que me conocéis bien sabéis que me caracterizo por promover el optimismo a la vez que procuro tener  los pies en la tierra, pero también busco desafíos que me permitan crecer como profesional. Mi ya larga e intensa trayectoria me ha permitido "estar entrenada" en la capacidad de observación y he podido experimentar en primera persona situaciones que me hubiera gustado no tener que pasar, poniendo a prueba mi capacidad de resiliencia, también en el mundo de la RSC.

No es la primera vez que un mal uso de un término se acaba asociando a aspectos no deseados. Como ejemplo, hemos tardado años en comprender que la Responsabilidad Social no es algo puntual o acción social, una foto bonita o un enfoque que sólo se plantea si se tiene "dinero sobrante para gastar" y por tanto prescindible en los malos tiempos.  La Responsabilidad Social  es estrategia que genera acción para el cambio con impacto positivo en toda la cadena de valor en los ámbitos económico, social y ambiental. Eso ya se ha dicho hasta la saciedad, al igual que frases muy trilladas que al final resultan un poco vacías de contenido. 

Lo que está claro es que también formamos parte de esta cadena, naturalmente y también nos beneficia  en muchos aspectos -además de la probada rentabilidad y competitividad- a corto, medio y largo plazo.  He hablado mucho de ello en este blog desde sus inicios  y en otro anterior a este creado en 2010 junto al grupo de Linkedin 'Responsabilidad Social Competitiva'. A pesar de que es es algo evidente, sigue estando este planteamiento muy presente en las noticias.  

 Sin embargo, creo necesario hablar desde la honestidad de un tema que se comenta poco, pero que está ahí y también nos afecta, especialmente a las personas que trabajamos en RSC y son las malas prácticas en nombre de la Responsabilidad Social/valores éticos. NO citaré nombres porque forman parte de esta vivencia, que es lo realmente importante y el tema central de este post. Sin embargo, no dudaré en hacerlo si es necesario en otro marco. 

Partimos de  la premisa de que la credibilidad es la base para la generación de actuaciones coherentes que hacen que confiemos y que nos sumemos a algo por convicción y por alineación a nuestros valores y principios (el propósito) pero esta coherencia no se da en todos los casos. En este artículo explico algunos ejemplos de situaciones vividas. Todo lo citado no resta ni un ápice de mi determinación para el impulso y consolidación de modelos de negocio responsables e ilusionantes que promuevan la creación de valor y que mejoren las cosas. Hace mucha, mucha falta.

Hablo con muchísima gente al día y cada vez somos más. El problema es que la resistencia al cambio es enorme y en muchos casos no se sabe muy bien por dónde empezar. Se habla desde lo privado, desde la experiencia personal. Todo el mundo tiene alguna opinión al respecto pero ... ¿quién le pone el cascabel al gato? Implica ciertos riesgos.  

Y es que en responsabilidad social hay que crear las bases de un modelo que implique colaboración y mucha verdad y eso se hace paso a paso, día a día con mucha credibilidad. Y para tenerla necesitas mucha constancia y demostrar lo que dices y haces con gestos que las otras personas puedan comprender.  

Simon Sinek  explica muy bien en este estupendo programa de Inside Quest la relación entre credibilidad y liderazgo. Lo hace a través de un símil con el proceso de enamoramiento o a la incorporación de hábitos saludables: "¿cuándo se produce ese clic en el que te enamoras o empiezas a tener un cuerpo saludable? no es de golpe, es cada día, con constancia y determinación. Forman parte de tu hábito y un día te das cuenta de que esto es así por una suma de hechos. (...) Eso pasa también en los demás ¿Por qué esa persona se enamoró de ti? por una suma de pequeñas acciones".

Aquí van 5 reflexiones asociadas a 5 situaciones y 5 aprendizajes y confío en que no os pase nunca o que os ayude a que pongáis el foco:   

Situación 1. Mucho cuidado con el Greenwashing

De este tema he hablado sobradamente hace años en diferentes artículos, ponencias y formaciones. Creo que hoy, después de los escándalos de marcas referentes, está asumido por parte de la mayoría de empresas que conocen los enormes riesgos de utilizar la RSC para lavar imagen, especialmente entre las grandes corporaciones. No hay que tomar el pelo a los consumidores, ni a las personas que trabajan en tu empresa. Nunca. Entre otras cosas por su capacidad de información, de movilización y porque dejarán tu empresa o usarán su poder de compra para no escoger tu marca.  Ya no son reactivos. Han pasado a la acción.

Aprendizaje- Los profesionales de la RSC debemos reflexionar si nos queremos vincular o no a este tipo de marcas. Somos lo que hacemos.... 


Situación 2. Finanzas éticas, no siempre tan responsables

Una organización social (que por cierto adoraba y prescribí durante años) solicitó hace un tiempo apoyo de clientes y amigos para la compra de títulos participativo promoviendo un sistema alternativo de financiación asociado a su proyecto con alto valor añadido. 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 114 0 Comentarios
0

Maslow , al publicar en 1943 su libro " Una teoría sobre la motivación humana" causó un gran impacto en el mundo de la psicología pero también en otros campos como el marketing o la publicidad. Su teoría se sintetiza en la famosa "pirámide de necesidades" donde formula una jerarquía de requisitos que conforme se satisfacen en su forma más básica (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

Esta teoría es extrapolable al funcionamiento de las empresas, como seres "vivos". ¿te lo habías planteado?

En las organizaciones, para que la innovación y la sostenibilidad formen parte lde la cultura corporativa, deben cumplirse una serie de condiciones previas (o necesidades). De lo contrario será difícil que formen parte del modelo de negocio.  Por no mencionar cómo será percibido por los consumidores: buenas intenciones sin intencionalidad real o "postureo corporativo" que a medio plazo perjudicará la reputación de la empresa. La reflexión está servida. 

¿Qué necesidades tienen las organizaciones innovadoras y cuáles son las fases que deben superar?

En esta tabla comparamos las necesidades personales con las de las organizaciones, desde lo más básico (la base de la pirámide) a lo más alto de al pirámide (autorrealización) 

 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1336 0 Comentarios
0

 

Hoy ya no se discute el hecho de que es tan importante ser una organización rentable como incidir positivamente en el medio ambiente y mejorar la calidad de vida. Hablamos de Desarrollo Sostenible, en definitiva.

Sin embargo, hasta hace poco tiempo aún se seguía "picando piedra" para hacer comprender a muchas organizaciones, que la responsabilidad social/sostenibilidad era mucho más que buenas intenciones o que actuaciones aisladas para crear buena imagen. Por otra parte, los consumidores no sabían en qué consistía el término o lo veían asociado a grandes empresas para hacer "marketing" (mal entendido, naturalmente).

Gracias a la concienciación y la información en internet, el greenwashing (lavado verde) es algo que los consumidores "calan" con rapidez. Por otra parte la acción social que llevan a cabo las organizaciones es cada vez más coherente con una  estrategia de Responsabilidad Social que trabaja con los diferentes grupos de interés que impactan en la estrategia de negocio. De lo contrario, acaba siendo algo temporal y bienintencionado con escaso impacto, que acaba desapareciendo a la mínima que se introducen los recortes en la empresa.

Nuestra experiencia nos ha permitido comentar en este blog en los últimos cuatro años la importancia de internet para empoderar a los consumidores, la correlación entre responsabilidad social e innovación y la relevancia de diseñar estrategias de responsabilidad social orientadas a la acción y a la medición de resultados, así como la necesidad de implicar a la plantilla en primer lugar en este proceso de cambio, porque sólo así podemos establecer vínculos de calidad con nuestra cadena de valor para generar alto impacto.

Sin embargo, el comienzo de 2018 es un buen momento para mirar atrás, saber dónde nos encontramos y hacia dónde nos dirigimos siendo conscientes de qué aspectos están marcando el futuro de la estrategia de sostenibilidad. Pero también siendo conscientes de los grandes cambios de los últimos años, que han hecho posible que el concepto "RSE" ya sea algo que suene fuerte.

Miremos dos décadas atrás: a finales de los 90 hasta 2006, la que era conocida como RSE o RSC se vinculaba a grandes empresas y casi siempre se comunicaba a través de memorias corporativas y web, con suerte. El concepto "sostenibilidad" se vinculaba en la mayoría de las ocasiones a medio ambiente. Las malas prácticas no se visibilizaban, pero existían y se decía que 'se hacía RSE' cuando a menudo eran actuaciones aisladas con escaso impacto social. Lo importante era 'la foto' para tener beneficios económicos inmediatos. No existía una estrategia integral que vinculaba a todas las áreas de negocio, no se miraba realmente más allá de los intereses a corto plazo de la empresa.  

2006 fue un año importante para la sostenibilidad. Sir. Nicholas Stern publicó  "La economía del cambio climático" (Stern Review on the Economics of Climate Change): un informe que abordó el impacto del cambio climático y el calentamiento global sobre la economía mundial. Era la primera vez que realizaba un encargo de este tipo un economista y no un experto en clima. Este informe fue relevante para el impulso de nuevas iniciativas y para que una parte de las empresas de impacto global y algunas start-ups con propósito mediambiental incorporasen esta perspectiva. Entre as las conclusiones de Stern  encontramos afirmaciones como esta:"(...)  el éxito o el fracaso a la hora de abordar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y asegurando una energía, segura, limpia y asequible, será un factor que repercutirá en casi todos los aspectos de nuestra vida diaria y en nuestro rendimiento económico (...)". Sin embargo seguía quedando muy lejos este enfoque entre PYMES, ciudadanía y muchas grandes empresas, además de la gran parte de las Administraciones Públicas. La perspectiva, de crecimiento económico exponencial y foco en el accionariado, no dejaba ver nada más. Con el inicio de la crisis económica, en 2008, se empezó a dar más relevancia a este planteamiento, resultado de la reflexión del modelo. Fuimos incapaces de prevenir el impacto pero propició una reflexión profunda para cada vez más personas que se cuestionaban la necesidad de un cambio de modelo económico, hacia uno más responsable. 

 2015 fue un año que marco un antes y un después en este ámbito: el impulso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la participación de gobiernos, empresas, entidades y ciudadanía y la firma del Acuerdo de París por parte de 195 estados, impulsaron acciones vinculantes con objetivos específicos para  2030. La sostenibilidad o RSE toma la importancia que se merece y comienza a ocupar algunos de los titulares de las noticias. Las organizaciones ya tienen claro que deben incorporarla en su estrategia de negocio o implicará, entre otras muchas cosas, más costes por pago de incumplimiento de las normativas que se comienzan a implementar por parte de organizaciones y países.

A la vez, se van destapando más casos de malas prácticas y se experimenta una incidencia cada vez mayor del comportamiento del consumidor penalizando o recompensando la marca. La reputación es importante para la empresa, por su repercusión en el negocio, pero para evitar crisis reputacionales es esencial contar con una estrategia de sostenibilidad coherente, transparente, incorporando la comunicación bidireccional, creíble y directa. La sostenibilidad se lleva a cabo con colaboración y la comunicación es esencial para que se lleve a cabo. Lo intangible es más tangible que nunca. 

Sin embargo, siguen apareciendo voces escépticas o reactivas en corporaciones y gobiernos que minimizan el impacto: como muestra,  las políticas de EE.UU frente a las políticas de estados como California o San Francisco. Se da protagonismo a los territorios intermedios, gestores e implementadores de las estrategias globales.

A partir de ese momento, la Unión Europea y los países miembros crean nuevas medidas para lograr cumplir los objetivos marcados en el Acuerdo de París, en buena parte porque la sostenibilidad ayuda  a la innovación y la creación de valor, esenciales para la economía del viejo continente respecto a otros grandes bloques territoriales. Se impulsan nuevas normativas a nivel comunitario y por países (España está pendiente). Un claro ejemplo es la reciente directiva sobre bolsas de plástico y las nuevas medidas para controlar los envases de plástico de un solo uso en lala U.E., en una estrategia que será sometida a consulta pública a lo largo de este año o el pago por el exceso de emisiones mediante impuestos y la normativa obligatoria. No incorporar la sostenibilidad al negocio, además de ser un error de estrategia grave ahora sale caro más caro que nunca.  

Pero esto no es suficiente: 2017 ha sido un año de récords en referencia a cambio climático, como se puede observar en este gráfica de la Organización Meteorológica Mundial:

(fig.1 OMM) 

b2ap3_thumbnail_imagen-cambio-climtico-2017-OMM.jpg

Según el Global Risk Report  2018, informe de referencia para la Cumbre de Davos, la lucha contra el cambio climático es  ya el principal riesgo para los próximos años. El cambio climático afecta directamente al desarrollo de la la economía pero también a la paz social.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 3388 0 Comentarios
0

Publicado por en

Me apasiona la cultura japonesa con sus luces y sombras.

Hay un término japonés "otaku" (originario del manga japonés) para definir a  aquellas personas con un alto vínculo con una temática de la que quieren experimentar  y conocer todo aquello que guarda una relación . Estas personas además generan conversación entre ellas y (dada la pasión que sienten por su "afición") saben mucho de ese campo teniendo una gran capacidad de influencia . Si hacemos un paralelismo con el mundo de la empresa son personas comprometidas, más allá de sus motivaciones individuales.

Simon Sinek utiliza el término otaku para explicar cómo promover el liderazgo activo en este genial TED.

Ahora imaginad una empresa en España. ¿Cuántas personas son "otaku" de las organizaciones que conoces?  ¿Qué les ocurre si lo manifiestan abiertamente en el caso de que sean una minoría? ¿Se promueve este enfoque en la empresa o más bien lo contrario?

Y lo más difícil ¿Cómo generar ese vinculo que promueve el conocimiento, el compromiso y hasta emoción por algo de manera amplía? 

Tengo la certeza que las organizaciones otaku (que adaptan este enfoque a su sector)  apuestan por la sostenibilidad en todos sus ámbitos. ¿Qué las define?

7 características de las organizaciones "otaku"

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1163 0 Comentarios
0

 

Realizar pequeñas muestras sostenibles forman parte de un estilo de vida, independientemente de la crisis, va más allá. Es un tema vinculado a nuestra actitud ante las cosas y las situaciones que está cambiando las normas, y el enfoque de los productos y los servicios.

No me considero activista en absoluto pero creo que cada vez es más importante la coherencia en nuestro día a día. Por ese motivo es importante tener presentes ciertos “inputs” para promover ciertos hábitos. Se trata por tanto de promover pequeñísimas acciones, tan fáciles de hacer que no se puedan aplicar excusas.

Aquí enumeramos 10 consejos. La mayoría os sonarán, en su mayoría tienen un coste 0 y además generan muchos otros beneficios:  aprendizaje, diversión, experiencias, mejora de la salud y ahorro de costes pero sobretodo pretenden una pequeña toma de conciencia, el objetivo del “Día de la Tierra”, una iniciativa presente en medio mundo desde hace más de dos décadas pero sobretodo te ayudarán a aplicar la necesaria responsabilidad personal.

1. Promueve el consumo colaborativo: hay webs de intercambio de coches, de casas, hasta de herramientas. Si no lo utilizas durante un tiempo ¡sácale provecho! Aquí tienes un par de webs muy interesantes. Se prioriza la “experiencia vivida” al ahorro de costes, aunque éste es también evidente.

Social car permite alquilar un coche entre particulares, Obsso es una red social que te permite cambiar aquello que ya no utilizas y que ya ha creado el  mayor mercado sin dinero de España. A través de su APP puedes hacer fácilmente trueque, como el de toda la vida pero usando a nuestro favor la tecnología. 

 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 2140 4 Comentarios
0
logo nottopic

c. Antonio Machado.
08840 Viladecans (Barcelona)

M 664 848 947

Puedes contactar con nosotros por Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en redes.

twitter nottopic linked-in nottopic