Imma Pérez

Me encantan las personas, los retos, la corresponsabilidad. Cambiar las cosas en la medida de lo posible ya que creo firmemente en la responsabilidad social como estrategia empresarial y como elemento de competitividad.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Entrenar la SosteniHABILIDAD a través del aprendizaje

Publicado por en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 163
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Es tiempo de infoxicación, pero también de reflexión, aunque debemos reaccionar deprisa para hacer frente a esta nueva realidad que nos está dejando el Covid19:

 Somos más conscientes que nunca de que la salud incide en la economía, el cambio climático incide en la salud y la emergencia social. Las empresas saben que deben tener presentes las necesidades del entorno, porque (quieran o no) dependen de sus consumidores y estos están más informados, más conectados y sensibilizados que nunca, incidiendo en la reputación de marca y en las ventas.

Es la parte positiva de todo esto: los aprendizajes generados Sin embargo, echo en falta algo muy importante ¿Contamos con las habilidades y capacidades  necesarias para incorporar de manera natural la sostenibilidad en nuestro entorno? La mayoría de nosotros, desgraciadamente no. Me queda la esperanza de saber que las habilidades pueden desarrollarse: "se hace, no se nace", pero el aprendizaje que genera cambio de hábitos (como el conducir, por ejemplo) requiere de tiempo y entrenamiento, hasta que se incorpora de manera natural. 

 

Ahora bien, ya hemos comentado en diferentes ocasiones que las personas son las que promueven los cambios en las organizaciones y que son las que marcan la cultura corporativa (aquello que se hace cuando nadie mira en tu organización).  Aprendemos practicando, equivocándonos, compartiendo con otros, innovando... pero aun no se están trabajando las capacidades y habilidades necesarias para promover un giro definitivo, o bien se comienza el proceso muy tarde. ¿Hasta cuando esperar?

Cuando hablamos de "Futuro del Trabajo" se requiere contar capacidades aprendidas lo largo de la vida, en función de las experiencias vividas: análisis en entornos complejos, colaboración,  creatividad e innovación, sentido crítico, liderazgo, negociación... Y por mucho que se hable de transformación digital y adopción de "nuevas" medidas en la empresa (como el impulso del teletrabajo o el uso de herramientas soft y hard para trabajar en equipo) pero corremos el riesgo de aplicar el modelo empresarial de siempre en remoto y eso ya no funciona. No podemos repetir el mismo error.

Nos falta entrenarnos en SosteniHABILIDAD.

¿Cómo vamos a incorporar, pues, la sostenibilidad a nuestro día a día en la empresa, en la sociedad, si no contamos con  herramientas profesionalizadoras y acompañamiento personalizado para facilitar el desarrollo de esta habilidad tan necesaria?

Por experiencia, me consta que cada centro educativo, aunque cuente con recursos de administraciones públicas a su disposición, interpreta la información de manera diferente porque la sostenibilidad, en si misma, no forma parte del portafolio académico.

 Ahora ya nos queda muy claro que la transformación digital no es dotar solamente de herramientas digitales a las personas ya que puede ser perverso, es utilizarlas a favor de las necesidades de las personas para generar impacto positivo a la vez que cumplimos nuestros objetivos como organización. Que las smart cities no puede centrarse exclusivamente en aportar tecnología a la ciudad, porque generamos desigualdad, excluyendo a una parte. Las ciudades deben incorporar la tecnología para promover bienestar, generar conocimiento, impulsar la participación como ciudadanos.

 La tecnología no es mala ni buena en sí misma. Es lo que hacemos con ella, igual que con el poder. Depende del uso que le damos desde nuestra ética personal y profesional, desde nuestros valores individuales. Si utilizamos las herramientas tecnológicas con un enfoque sostenible prosperamos como sociedad por su gran exponencialidad.

Volvamos al mundo educativo: desde hace algunos años el profesorado es consciente de que el foco se centró exclusivamente  en el desarrollo de habilidades hard o técnicas (como las matemáticas o la física para desarrollar profesionales), dejando de lado las habilidades soft que ya hemos comentado, que son las que nos permiten asumir nuestros objetivos mediante la colaboración, la implicación y la identificación con objetivos comunes   . Ahora se sabe que no es suficiente y se está trabajando, especialmente desde la "última crisis económica de 2008" en la incorporación de los valores éticos, especialmente en el entorno de algunas universidades en función de su propósito como organización educativa. Porque existe la certeza de que sin valores éticos y sostenibles, el aprendizaje "técnico" es incompleto y genera un efecto no deseado en la economía, el medio ambiente y la sociedad.

Sin embargo, no se ha trabajado profundamente este enfoque en el entorno del primer aprendizaje ¿Perdemos una oportunidad de oro al no incorporar este enfoque de manera más temprana?

Ahora miremos a nuestro alrededor: emergencia climática, pandemias, crisis económica, emergencia social... Es importante tomar una decisión valiente de una vez implicando a todas las partes.

Una buena opción es promover la sostenibilidad a través del proyecto educativo desde la fase inicial de aprendizaje, desde el entorno de infantil y primaria, para intensificar en secundaria y consolidar en el entorno universitario.

Los centros educativos trabajan la sostenibilidad con proyectos desarrollados por el alumnado pero sólo unas pocas incoporan la sostenibilidad en la esencia del proyecto educativo, aplicando este enfoque a todo su portafolio como propuesta de valor. Tenemos una ocasión fantástica de aplicar esta perspectiva a cada asignatura con un objetivo común en el centro, en función de sus valores como escuela o centro. Sin embargo, a no ser que se venga de un campo muy relacionado en la fase de estudios, se detecta una  falta profesionalización y mucho desconocimiento en este campo, y como mucho la asociación con algunas medidas destinadas al reciclaje o acciones puntuales por parte de maestros y profesores porque no proceden de este entorno, tal como llevo observando desde hace bastantes años.

Falta más foco y situar la sostenibilidad en el planteamiento de la propia escuela como elemento que la define y  la diferencia en todo lo que hace, sea a través de proyectos, pero especialmente a través de la implicación de todo el profesorado de manera coordinada, a través de visiones complementarias. Es una demanda urgente de los jóvenes, preocupados por el calentamiento global y por el tipo de lugar en el que van a vivir en pocas décadas. Ellos serán los adultos de mañana que dirijan empresas y comercios, que adoptarán o no un consumo responsable, que se implicarán o no actividades sociales. Depende, en buena parte de lo que aprehenden (con h).  Es un hecho.  

Las escuelas y centros educativos están experimentando una revolución y un giro radical, pero les falta más profesionalización en este campo. Las generaciones más jóvenes lo saben y cuentan con referentes como Greta Thumberg. Lo eco no es una moda, no nos confundamos, es una manera de reafirmarse en un momento de construcción de la personalidad de las personas adultas del futuro. Greta dice en las Naciones Unidas "Está todo mal" ¿No vamos a ayudarlos? Nos afecta y nos beneficia hoy, pero pensamos que no va con nosotros. Qué equivocación.

Trabajar en red desde los claustros de profesores para incorporar el enfoque de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el proyecto educativo, a través de las diferentes asignaturas, permite empoderar a los niños y niñas y adolescentes en retos sostenibles de su entorno directo, ganándonos su atención, incentivando su curiosidad, su visión innovadora y su aplicación práctica al entorno más directo.

Si lo hacemos, es compatible con la promoción de la colaboración entre otros centros educativos con impacto positivo en su municipio, implicando en una segunda fase a las empresas (siempre evitando el oportunismo y el greenwashing). Es una excelente manera de aplicar las tres R's de la economía circular (reducir, reaprovechar, reciclar) con una perspectiva más amplia, más allá de lo ambiental, de la industria, para generar impacto social e impacto económico positivo.Es la mejor manera de "entrenar" la sosteniHABILIDAD de manera natural en nuestra vida. Es promover una espiral positiva para impactar en lo colectivo de manera real en un momento donde la necesidad es mayúscula.

Hoy ya hablamos de "learning by doing" este aprendizaje constante a lo largo de nuestra vida debe incorporar un enfoque sostenible, buscando un lenguaje y recursos comunes adaptándolos a cada actividad y realidad. La tecnología es una gran aliada y debemos aprovecharla. De lo contrario, repetiremos esquema: aprender una disciplina de mayores (al igual que pasa con los idiomas) sigue siendo algo costoso que a menudo se acaba dejando de lado por no haberse incorporado de manera natural. No corramos el riesgo.

Como profesora de primera formación y por mi experiencia en una gran diversidad de proyectos donde he tenido relación con la educación, sueño con que la sostenibilidad pronto llegue a ser una asignatura en las escuelas y centros de secundaria,  ocupando un lugar relevante, como las matemáticas, la física o los idiomas.

Sueño con que se comprenda de manera definitiva que lo ambiental, lo social y lo económico están íntimamente conectados, dejando de lado los intereses puramente individuales, pasando a pensar del "sólo yo" al "nosotros" donde yo también me incluyo, promoviendo un "egoísmo solidario".

Dependerá de todos nosotros, profesorado, padres y madres, directivos de empresa  y de organizaciones sociales, trabajar en crear una estrategia común orientada a la acción donde los niños, los jóvenes y los adultos nos sintamos identificados, aportando cada uno lo que sabe hacer mejor para aprender y transformar sumando como generaciones, como personas que quieren seguir aprendiendo y progresando para crear un futuro que nos haga sentir orgullosos y partícipes. No seamos la última generación que tiene la oportunidad. 

Ya lo decía Machado "Caminante no hay camino, se hace camino al andar" .

Yo ya me he puesto los zapatos y he dado el primer paso. 

¿Hablamos?

@immaperez  

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Lunes, 25 Mayo 2020
logo nottopic

c. Antonio Machado.
08840 Viladecans (Barcelona)

M 664 848 947

Puedes contactar con nosotros por Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en redes.

twitter nottopic linked-in nottopic