Imma Pérez

Me encantan las personas, los retos, la corresponsabilidad. Cambiar las cosas en la medida de lo posible ya que creo firmemente en la responsabilidad social como estrategia empresarial y como elemento de competitividad.

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Imma Pérez

Imma Pérez

Desarrollo mis competencias y aptitudes tanto en el ámbito de la Empresa como en el de la Administración Pública: Responsabilidad Social / Dinamización empresarial / Comunicación social off - on line / Cambio cultural / Innovación/ Elaboración de planes de márketing y comunicación/ Dirección de proyectos de sensibilización para la igualdad de oportunidades y nuevas organizaciones del tiempo en el trabajo / Establecimiento de indicadores y medición de resultados / Relaciones institucionales / Formación en marketing, comunicación, RSC y estrategia empresarial / Control presupuestario y negociación con proveedores

Lo admito! No soy una feminista al uso pero sí convencida desde el pragmatismo. Estoy acostumbrada a moverme en entornos de mayoría masculina donde me tratan exquisitamente, porque lo prioritario es el conocimiento. Y aunque no  siempre fue así, después de unas cuantas decisiones tengo una vida profesional plena y me encanta mi trabajo. 

Sin embargo, parece que vivamos en el día de la marmota en referencia a la visibilización del talento femenino. 

De inicio, tenemos claro que el  50% del talento corresponde a las mujeres (por ser la mitad de la población) y es igual de válido  para  impulsar iniciativas, poner en marcha proyectos, dirigir PYMES y grandes corporaciones, dirigir administraciones e impulsar investigaciones que cambiarán el mundo. ¿Por qué sigue habiendo este desequilibrio en referencia al género?

Pues aún estamos (casi) igual. Hace más de 20 años que estoy comprometida con causas que tienen relación con el empoderamiento femenino, bien a través de la gestión de proyectos, colaborando en iniciativas o a través de cambios culturales en empresas. Ha habido avances, pero también retrocesos,y lo que es peor seguimos con noticias idénticas a hace 10 años. 

No se trata en absoluto de sustituir una imagen por la otra Se trata de sumar, de complementar, de aportar visiones diferentes, de tener un enfoque diverso, que impulsa la creatividad, la innovación disruptiva e iniciativas de alto impacto. Tal como indica Ana Mercadé, Directora del Observatori Dona, Empresa i Economia de la Cambra de Comerç de Barcelona (ver entrevista en Educaweb), las mujeres son verdaderos agentes de cambio en las empresas. No aprovechar este talento es una pérdida de oportunidades para generar, entre otras muchas cosas positivas, competitividad. Esta visión diversa incide en la innovación de un país y en la calidad de vida, por ofrecer soluciones adaptadas a diferentes necesidades. De nuevo, aparecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible donde un aspecto impacta en otros.

Y seguimos anclados en un modelo que resiste el cambio, especialmente en España. Es sintomático que en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ver estudio realizado por Forética "Los objetivos de Desarrollo Sostenible: un trienio después")  los peores indicadores para nuestro país corresponden a desigualdad y generación de alianzas.

Casualmente algunas de las causas de la desigualdad son el nivel de estudios, la precariedad laboral y su relación con la pobreza feminizada (si además se trata de una familia monoparental, el problema se acentúa mucho más).La desigualdad de género es el telón de fondo.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 474 0 Comentarios
0

Maslow , al publicar en 1943 su libro " Una teoría sobre la motivación humana" causó un gran impacto en el mundo de la psicología pero también en otros campos como el marketing o la publicidad. Su teoría se sintetiza en la famosa "pirámide de necesidades" donde formula una jerarquía de requisitos que conforme se satisfacen en su forma más básica (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

Esta teoría es extrapolable al funcionamiento de las empresas, como seres "vivos". ¿te lo habías planteado?

En las organizaciones, para que la innovación y la sostenibilidad formen parte lde la cultura corporativa, deben cumplirse una serie de condiciones previas (o necesidades). De lo contrario será difícil que formen parte del modelo de negocio.  Por no mencionar cómo será percibido por los consumidores: buenas intenciones sin intencionalidad real o "postureo corporativo" que a medio plazo perjudicará la reputación de la empresa. La reflexión está servida. 

¿Qué necesidades tienen las organizaciones innovadoras y cuáles son las fases que deben superar?

En esta tabla comparamos las necesidades personales con las de las organizaciones, desde lo más básico (la base de la pirámide) a lo más alto de al pirámide (autorrealización) 

 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 919 0 Comentarios
0

En estos cinco años de trayectoria en Nottopic y a lo largo de nuestra vida laboral, hemos conversado con muchísimas organizaciones, tanto grandes corporaciones como PYMES con las que hemos podido establecer relaciones de confianza reales. Hemos conocido sus hitos pero también sus retos y aspectos a mejorar. Y la comunicación interna es un ámbito que preocupa más de lo que se dice.

¿El motivo? La necesidad imperiosa de contar con equipos cohesionados y orientados a la acción para hacer frente a sus desafíos presentes y futuros... y no siempre es así.

¿Qué debemos de tener en cuenta para impulsar una buena comunicación interna en nuestra organización?

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1119 0 Comentarios
0

 

Hoy ya no se discute el hecho de que es tan importante ser una organización rentable como incidir positivamente en el medio ambiente y mejorar la calidad de vida. Hablamos de Desarrollo Sostenible, en definitiva.

Sin embargo, hasta hace poco tiempo aún se seguía "picando piedra" para hacer comprender a muchas organizaciones, que la responsabilidad social/sostenibilidad era mucho más que buenas intenciones o que actuaciones aisladas para crear buena imagen. Por otra parte, los consumidores no sabían en qué consistía el término o lo veían asociado a grandes empresas para hacer "marketing" (mal entendido, naturalmente).

Gracias a la concienciación y la información en internet, el greenwashing (lavado verde) es algo que los consumidores "calan" con rapidez. Por otra parte la acción social que llevan a cabo las organizaciones es cada vez más coherente con una  estrategia de Responsabilidad Social que trabaja con los diferentes grupos de interés que impactan en la estrategia de negocio. De lo contrario, acaba siendo algo temporal y bienintencionado con escaso impacto, que acaba desapareciendo a la mínima que se introducen los recortes en la empresa.

Nuestra experiencia nos ha permitido comentar en este blog en los últimos cuatro años la importancia de internet para empoderar a los consumidores, la correlación entre responsabilidad social e innovación y la relevancia de diseñar estrategias de responsabilidad social orientadas a la acción y a la medición de resultados, así como la necesidad de implicar a la plantilla en primer lugar en este proceso de cambio, porque sólo así podemos establecer vínculos de calidad con nuestra cadena de valor para generar alto impacto.

Sin embargo, el comienzo de 2018 es un buen momento para mirar atrás, saber dónde nos encontramos y hacia dónde nos dirigimos siendo conscientes de qué aspectos están marcando el futuro de la estrategia de sostenibilidad. Pero también siendo conscientes de los grandes cambios de los últimos años, que han hecho posible que el concepto "RSE" ya sea algo que suene fuerte.

Miremos dos décadas atrás: a finales de los 90 hasta 2006, la que era conocida como RSE o RSC se vinculaba a grandes empresas y casi siempre se comunicaba a través de memorias corporativas y web, con suerte. El concepto "sostenibilidad" se vinculaba en la mayoría de las ocasiones a medio ambiente. Las malas prácticas no se visibilizaban, pero existían y se decía que 'se hacía RSE' cuando a menudo eran actuaciones aisladas con escaso impacto social. Lo importante era 'la foto' para tener beneficios económicos inmediatos. No existía una estrategia integral que vinculaba a todas las áreas de negocio, no se miraba realmente más allá de los intereses a corto plazo de la empresa.  

2006 fue un año importante para la sostenibilidad. Sir. Nicholas Stern publicó  "La economía del cambio climático" (Stern Review on the Economics of Climate Change): un informe que abordó el impacto del cambio climático y el calentamiento global sobre la economía mundial. Era la primera vez que realizaba un encargo de este tipo un economista y no un experto en clima. Este informe fue relevante para el impulso de nuevas iniciativas y para que una parte de las empresas de impacto global y algunas start-ups con propósito mediambiental incorporasen esta perspectiva. Entre as las conclusiones de Stern  encontramos afirmaciones como esta:"(...)  el éxito o el fracaso a la hora de abordar el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y asegurando una energía, segura, limpia y asequible, será un factor que repercutirá en casi todos los aspectos de nuestra vida diaria y en nuestro rendimiento económico (...)". Sin embargo seguía quedando muy lejos este enfoque entre PYMES, ciudadanía y muchas grandes empresas, además de la gran parte de las Administraciones Públicas. La perspectiva, de crecimiento económico exponencial y foco en el accionariado, no dejaba ver nada más. Con el inicio de la crisis económica, en 2008, se empezó a dar más relevancia a este planteamiento, resultado de la reflexión del modelo. Fuimos incapaces de prevenir el impacto pero propició una reflexión profunda para cada vez más personas que se cuestionaban la necesidad de un cambio de modelo económico, hacia uno más responsable. 

 2015 fue un año que marco un antes y un después en este ámbito: el impulso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la participación de gobiernos, empresas, entidades y ciudadanía y la firma del Acuerdo de París por parte de 195 estados, impulsaron acciones vinculantes con objetivos específicos para  2030. La sostenibilidad o RSE toma la importancia que se merece y comienza a ocupar algunos de los titulares de las noticias. Las organizaciones ya tienen claro que deben incorporarla en su estrategia de negocio o implicará, entre otras muchas cosas, más costes por pago de incumplimiento de las normativas que se comienzan a implementar por parte de organizaciones y países.

A la vez, se van destapando más casos de malas prácticas y se experimenta una incidencia cada vez mayor del comportamiento del consumidor penalizando o recompensando la marca. La reputación es importante para la empresa, por su repercusión en el negocio, pero para evitar crisis reputacionales es esencial contar con una estrategia de sostenibilidad coherente, transparente, incorporando la comunicación bidireccional, creíble y directa. La sostenibilidad se lleva a cabo con colaboración y la comunicación es esencial para que se lleve a cabo. Lo intangible es más tangible que nunca. 

Sin embargo, siguen apareciendo voces escépticas o reactivas en corporaciones y gobiernos que minimizan el impacto: como muestra,  las políticas de EE.UU frente a las políticas de estados como California o San Francisco. Se da protagonismo a los territorios intermedios, gestores e implementadores de las estrategias globales.

A partir de ese momento, la Unión Europea y los países miembros crean nuevas medidas para lograr cumplir los objetivos marcados en el Acuerdo de París, en buena parte porque la sostenibilidad ayuda  a la innovación y la creación de valor, esenciales para la economía del viejo continente respecto a otros grandes bloques territoriales. Se impulsan nuevas normativas a nivel comunitario y por países (España está pendiente). Un claro ejemplo es la reciente directiva sobre bolsas de plástico y las nuevas medidas para controlar los envases de plástico de un solo uso en lala U.E., en una estrategia que será sometida a consulta pública a lo largo de este año o el pago por el exceso de emisiones mediante impuestos y la normativa obligatoria. No incorporar la sostenibilidad al negocio, además de ser un error de estrategia grave ahora sale caro más caro que nunca.  

Pero esto no es suficiente: 2017 ha sido un año de récords en referencia a cambio climático, como se puede observar en este gráfica de la Organización Meteorológica Mundial:

(fig.1 OMM) 

b2ap3_thumbnail_imagen-cambio-climtico-2017-OMM.jpg

Según el Global Risk Report  2018, informe de referencia para la Cumbre de Davos, la lucha contra el cambio climático es  ya el principal riesgo para los próximos años. El cambio climático afecta directamente al desarrollo de la la economía pero también a la paz social.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 920 0 Comentarios
0

Publicado por en

¿Cómo impulsar con éxito un proceso de Transformación digital?
Se habla mucho de este tema pero aún hay bastante confusión sobre qué es y qué no es realmente, así como saber qué pasos hay que tener en cuenta para impulsarla con éxito ya que hay que dedicar recursos y esfuerzo necesarios para su implementación. Las empresas con las que conversamos ven este proceso complejo y se sienten a menudo desorientadas por las partes previas a proceso más técnico, de manera que posponen la decisión. A día de hoy sólo un 44% de las PYMES se han lanzado a implementar este proceso de transformación y sólo una pequeña parte han madurado en este ámbito. En cierta manera es una falta de visión de la alta dirección que o lo ven complejo o no lo consideran todavía urgente para su estrategia. En referencia a la Administración Pública y las organizaciones del tercer sector, el camino por recorrer es mucho mayor.   

 Sin embargo la transformación digital es ya una necesidad imperiosa para preparar a la empresa de cara a las necesidades actuales y futuras, independientemente de su tamaño y sector en el que opera.

Tener un ERP o un CRM sofisticados, vender on line o estar presentes en las redes sociales porque lo hacen las empresas de la competencia no es suficiente y es una visión parcial de lo que es transformación digital. Las organizaciones que se centran solamente en estos aspectos (aplicando una visión cortoplacista) arriesgan a que el proceso de transformación digital sea algo pasajero, cansado y COSTOSO. No hay que olvidar aspectos como la ciberseguridad, la logística, la comunicación interna o el análisis de datos y de los que se habla menos. 

Y es que la transformación digital incide en el funcionamiento de toda la organización y modifica la forma de trabajar a nivel interno y externo, especialmente entre los trabajadores, los clientes y los proveedores. 

¿Qué aspectos debemos valorar para implementar con más éxito un proceso de transformación digital?

  1. En primer lugar, hay que tener en cuenta que la transformación digital es necesaria para adaptar la organización al futuro, sin perder de vista su misión (sea PYME o gran empresa, administración pública o entidad del tercer sector) y propósito (porqué hacemos lo que hacemos). Es un aspecto que hay que tener presente, considerando que el  futuro se presenta cada día más cambiante y exigente.   
  1. La transformación digital no va exclusivamente de tecnología, va de estrategia y especialmente va de personas. Es decir, no sirve de nada instaurar una red social corporativa si previamente no se ha implicado a la gente de la organización en este proceso. Para ello hay que analizar necesidades y escuchar de manera activa, y luego buscar las herramientas más adecuadas en función de los objetivos de la organización, las necesidades de las diferentes áreas y los recursos y capacidades disponibles. Siempre hay opciones (conozco algunas organizaciones que utilizan herramientas gratuitas y que están madurando su proceso de transformación digital). Es esencial planificar y promover el cambio con la gente en primer lugar, sólo así se asegura el éxito. Hay que conocer las herramientas más adecuadas (sean free o de pago) y entrenar a las personas en las capacidades necesarias para ser capaces de analizar información que pueda ayudar a generar oportunidades, resolver problemas con rapidez y generar conocimiento y aprendizaje. La transformación digital debe incidir en una mejora de los objetivos de la organización pero también en los objetivos de cada área.

  2. Hay que saber para qué queremos impulsar la transformación digital. Es fácil decir que "para innovar": respuesta difusa. Hay que saber porqué, cómo y para qué queremos innovar y qué tipo de innovación queremos promover en función de nuestro sector, nuestro modelo de negocio y la cultura organizativa. La transformación digital sirve para implementar estrategias a medio y largo plazo pero también incide la cultura organizativa promoviendo nuevas habilidades que fomenten sus propios valores empresariales, reforzándolos, adaptándolos a los nuevos tiempos. ¿A dónde queremos llegar? ¿Cómo queremos ser percibidos como organización? ¿Cómo nos perciben nuestros clientes actualmente? ¿Qué carencias tenemos a nivel interno y externo y qué oportunidades puede generar este proceso?
Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1508 0 Comentarios
0

Publicado por en

Me apasiona la cultura japonesa con sus luces y sombras.

Hay un término japonés "otaku" (originario del manga japonés) para definir a  aquellas personas con un alto vínculo con una temática de la que quieren experimentar  y conocer todo aquello que guarda una relación . Estas personas además generan conversación entre ellas y (dada la pasión que sienten por su "afición") saben mucho de ese campo teniendo una gran capacidad de influencia . Si hacemos un paralelismo con el mundo de la empresa son personas comprometidas, más allá de sus motivaciones individuales.

Simon Sinek utiliza el término otaku para explicar cómo promover el liderazgo activo en este genial TED.

Ahora imaginad una empresa en España. ¿Cuántas personas son "otaku" de las organizaciones que conoces?  ¿Qué les ocurre si lo manifiestan abiertamente en el caso de que sean una minoría? ¿Se promueve este enfoque en la empresa o más bien lo contrario?

Y lo más difícil ¿Cómo generar ese vinculo que promueve el conocimiento, el compromiso y hasta emoción por algo de manera amplía? 

Tengo la certeza que las organizaciones otaku (que adaptan este enfoque a su sector)  apuestan por la sostenibilidad en todos sus ámbitos. ¿Qué las define?

7 características de las organizaciones "otaku"

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1064 0 Comentarios
0

Desde  hace años en este blog venimos hablando de Desarrollo Sostenible (es un concepto que no es nuevo ni nuestro), de la importancia  de la colaboración para impulsar espacios de consenso y respetuosos con el entorno enfocados a generar valor (sean empresas o territorios) donde cualquier persona se sienta orgullosa de formar parte. Conectar la sostenibilidad con la innovación y la comunicación es clave ya que este enfoque genera organizaciones más auténticas, empoderadas y talentosas.

En definitiva, hablamos de que las organizaciones las hacen las personas (alejándonos del temible postureo corporativo).

Tenemos el privilegio de trabajar con empresas referentes, territorios innovadores, PYMES prometedoras en procesos largos e intensos donde se re-enfoca la estrategia, se generan planes, actuaciones y se miden resultados. Es apasionante pero complejo.  Y hay un aspecto clave en este proceso: sólo con el compromiso real entre las partes se lleva a cabo el cambio hacia organizaciones brillantes, donde el talento está conectado y es valorado conscientemente.

Es en estos espacios se impulsan actuaciones concretas y medibles que son interpretadas como desafíos de aprendizaje a la vez que oportunidades de mejora (y de negocio). En definitiva, el optimismo "realista" se respira en el ambiente.  

Las personas somos seres relacionales por naturaleza y tenemos prioridades (generalmente de carácter individual)l y a menudo  la sostenibilidad resulta algo lejano para las organizaciones que no la conocen. Muchas empresas consideran aún que la sostenibilidad no es una prioridad, pero en la mayoría de casos sigue habiendo un gran desconocimiento. 

Y es que todavía no sabemos llegar bien al interlocutor en materia de sostenibilidad ni hemos sabido explicar bien los beneficios del Desarrollo Sostenible (y los riesgos de no incorporar este enfoque), tal como comentamos hace algún tiempo en el post "7 Ideas para democratizar la RSE"

Gracias a los ODS se está avanzando significativamente en la concienciación: por fin va calando la idea de que el desarrollo sostenible genera valor compartido donde todos los agentes ganan, donde los recursos de cuidan y se trabaja en red.

Sin embargo se necesita una actitud determinada: para trabajar en red y generar valor compartido hay que dejar el yo de lado y pensar en nosotros (controlando especialmente los egos dentro y fuera de la organización). Hay que saber escuchar y saber ceder en algunos aspectos buscando el máximo impacto común, tener claro el potencial de cada integrante en este ecosistema buscando un sentido y beneficios para cada una de las partes sin perjudicar a las demás.

Pero también es necesario establecer responsabilidades entre las partes, roles y tiempos. De lo contrario llega la parálisis combinada con el 'buenismo': las alianzas se reducen a buenas intenciones y fotos de grupo.  

Está claro que el Desarrollo Sostenible es el camino que debemos seguir (sea en empresas, organizaciones del tercer sector, administraciones públicas) pero en mi opinión creo que falta bastante trabajo interno, si queremos potenciar realmente la colaboración y las alianzas con el exterior. Es un aspecto clave ya que la sostenibilidad bien entendida debe interpretarse como un proceso de dentro hacia fuera y si no escuchamos, empoderamos e implicamos a la gente ¿cómo vamos a desarrollar relaciones de impacto con nuestros grupos de interés? Es realmente difícil.

Y es que decimos una cosa pero hacemos otra: 

¿Se fomenta realmente la comunicación interna en la empresa?

Pregúntate ¿Para qué sirve la comunicación interna en tu organización? ¿Se hace para informar o para escuchar activamente?

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1647 0 Comentarios
0

Publicado por en

El Fórum Económico Mundial suele publicar un documento muy interesante "The Global Competitiveness Report" unos días antes de la celebración de la Reunión Anual del Foro Económico Mundial de Davos donde se plantean los retos más importantes de la economía para los próximos años.

Pintan bastos. Más que otros años, si cabe.

El País utiliza el término "cisnes negros" para definir el futuro de la economía: ha ocurrido una situación inesperada que lo cambia todo (suele ser para mal) y que es totalmente impredecible, perversa.  Esta situación , según las personas consultadas,  viene causada por cinco causas, pero destacan especialmente por el aumento de los populismos y partidos anti sistema (especialmente en Europa y Estados Unidos) y los riesgos medioambientales vinculados al cambio climático (hay que admitir que hemos tardado lo nuestro en admitir que es urgente e importante).

Suele pasar que el populismo prioriza el cortoplacismo, promueve el individualismo y los mensajes excesivamente simplistas , sin pensar en el entorno. Los valores quedan de lado y parece que todo esté justificado. Es una combinación muy poco recomendable (más bien explosiva) si el otro gran problema es el cambio climático.  Está en riesgo al Acuerdo de París, que los Objetivos de Desarrollo Sostenible no acaben convirtiéndose en papel mojado y que la labor realizada hasta el momento por organismos, ciudadanía, empresas  quede en algo pasado que no es válido en esta nueva situación.

Esta seria la primera lectura: ¿Qué sentido tiene  seguir postulando por la Responsabilidad Social si triunfa  la falta de escrúpulos hacia las personas más vulnerables, la falta de diálogo, el aumento de la desigualdad económica y social y se duda de la importancia de luchar contra el cambio climático? ¿Nos vamos a casa y nos encerramos hasta que pase toda la tormenta?

La Responsabilidad Social y la Sostenibilidad tienen ahora más razón de ser que nunca.  Si alguna persona tenía dudas sobre el futuro de la Responsabilidad Social y hacia dónde nos dirigimos la respuesta está muy clara: es la solución a estos cisnes negros .

Tal como dice Iñaqui Gabilondo: "una cosa es lo que el mundo dice que quiere y otra lo que el mundo de verdad quiere". Vuelve a aparecer el  tema del "postureo" corporativo o no: hay una gran diferencia entre lo que aparentamos y lo que de verdad hacemos.  

 

b2ap3_thumbnail_imagen-cambio.jpg

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1019 0 Comentarios
0

Publicado por en

Según un estudio la Fundación Adecco los conceptos Responsabilidad Social o Sostenibilidad siguen siendo algo lejano para las personas que no se dedican profesionalmente a este ámbito (sólo un 60% saben lo que significa),no conocen el concepto o aún peor: tienen una idea equivocada confundiendo la responsabilidad social con el lavado de cara verde, la filantropía o la acción social. Sin embargo penalizan las marcas que no tienen comportamientos éticos. Más de un 65% de los compradores tienen en cuenta criterios responsables, la cifra aumenta de manera exponencial año tras año.

 Las personas que trabajan en Responsabilidad Social tenemos un gran reto: hacer que se nos entienda y conectar diferentes realidades y tendencias, como parte de un mismo enfoque. Las empresas y la ciudadanía no hablamos en este ámbito el mismo idioma.

Desde más 8 hace años (en este blog y en anteriores, grupos de Linkedin y otras redes sociales) venimos utilizando el término Responsabilidad Social Competitiva. Nos alegra ver que al menos entre las medianas y grandes empresas ya se vincula la RSE a un modelo de gestión empresarial que fomenta la competitividad a la coopetencia más que la competencia.

Por fin ha calado entre el tejido empresarial que la Responsabilidad Social mejora la eficiencia de las empresas, la satisfacción de las plantillas y genera más innovación, haciendo que la organización sea más rentable y  transparente, mejorando la calidad de vida de las personas.  

Durante mucho tiempo hemos hablado de Responsabilidad Social Competitiva (la Responsabilidad Social Empresarial -RSE- genera rentabilidad si se hace bien), pero en mi opinión  ha  sido superada por dos conceptos más avanzados y que son más representativos de hacia donde vamos:  el concepto "Desarrollo Sostenible" especialmente gracias a labor de las Naciones Unidas,empresas referentes en sostenibilidad y entidades, a partir de la firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ) y el concepto "Valor Compartido" acuñado por Michael Porter y que trabajan especialmente las empresas que apuestan por la economía circular para el aprovechamiento de los residuos con todos sus grupos de interés.

b2ap3_thumbnail_imagen-modelo-de-desarrollo-Sostenible.png

*Modelo de Desarrollo Sostenible (fuente Wikipedia)

Hoy el enfoque está claro: las empresas deben de alinear su sostenibilidad a los objetivos de negocio buscando el impacto positivo en la sociedad y cuidando los recursos naturales a la vez que la empresa gana en rentabilidad, se desarrolla como organización y permite el desarrollo personal de las personas que se relacionan con ella (personas que trabajan en la organización, clientes, proveedores).

Sin embargo, la Responsabilidad Social sigue siendo percibida como lejana por la ciudadanía,  la pequeñas empresas y autónomos (que no se dediquen específicamente al mundo de la consultoría), piensan que esto corresponde a las grandes empresas. Sigue habiendo un gap para hacer comprender que este planteamiento puede realizarse por parte de todas las organizaciones (también las pequeñas empresas y personas autónomas, administraciones, instituciones educativas) y cualquier persona, aunque no sean millennials, no vivan en grandes ciudades y no estén hiperconectados.

¿Porqué no llega este planteamiento a todo el mundo- si tiene tantas ventajas- y se normaliza con rapidez?

Porque hemos abusado de algo: nos hemos centrado en la forma y no en el fondo.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1841 0 Comentarios
0

Publicado por en

Algo tan sencillo frecuentemente resulta difícil de entender ¿verdad?

El compromiso es un vínculo emocional que se establece desde la voluntad y la decisión de las personas  (y también de las organizaciones) hacia una causa, unos valores, un proyecto.

Hay una gran diferencia entre motivación y compromiso. La motivación va asociada a un objetivo personal (un salario, unos beneficios sociales, una promoción) pero cuando se modifican o la gente se acostumbra a ellos  la motivación desaparece. Una persona comprometida está además motivada, pero va más allá, forma parte de algo, desde la vivencia.  

Howard Gadner, autor de la teoría de las inteligencias múltiples, comentó hace algún tiempo en una entrevista en "La Contra"  de la Vanguardia que una mala persona no llega a ser nunca un buen profesional, tal vez tenga "pericia técnica" pero nunca será excelente.

Para llegar a la excelencia hay que pasar del yo al nosotros: "no alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia . Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética".

El compromiso está vinculado con la emoción y con los valores. Es ser socialmente responsable, o como dice una profesional a la que admiro mucho "Hacer las cosas bien, haciendo el bien".

Todas las organizaciones quieren personas comprometidas en sus equipos. Pero ¿qué hacemos realmente para generar compromiso? ¿Impulsamos la ética en nuestra actividad o en ocasiones miramos hacia otro lado? ¿Promovemos este tipo de valores corporativos en todos los ámbitos de nuestra organización o son palabras que quedan estupendamente en un póster corporativo  y poco más? ¿Hay canales para garantizar la ética en toda la cadena de valor?

Última modificación en Continuar leyendo
Etiquetado en: Compromiso ética Personas RRHH RSC
Visitas: 2458 2 Comentarios
0

Se está hablando mucho de Economía Circular.

La Unión Europea la define como un nuevo modelo económico,mucho más sostenible que los anteriores, por su contribución a la reducción  al mínimo la generación de los residuos incidiendo en una disminución de emisiones  de CO2, a la vez que genera más eficiencia en el uso de los recursos incrementando la competitividad.  Es un proceso centrado en las "3R" (Reducir, Reutilizar y Reciclar) desde el diseño, a la fabricación, transporte, almacenamiento y consumo del producto implicando a todos los agentes (proveedores, productores, distribuidores y consumidores).

b2ap3_thumbnail_imagen-economia-circular.jpg

Gráfico Economía Circular (Fuente: Unión Europea) .

Sin embargo la economía circular, que vinculamos prioritariamente a un enfoque de reducción multi-residuo, tiene un impacto mucho mayor del que nos imaginamos.  Además de disminuir el impacto ambiental de manera muy representativa , tiene un enorme potencial para generar impacto social y nuevos modelos de negocio más equilibrados. Es esencial para el desarrollo sostenible. 

El desarrollo sostenible bien entendido es transversal (conecta lo medioambiental con lo social y se retroalimentan). Es hacia donde está claro que debemos ir como sociedad.

Sin embargo en este proceso, hay un elemento esencial desde el inicio que a veces no se visibiliza lo suficiente:  la innovación responsable.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 2321 2 Comentarios
0

Publicado por en

Recientemente en el marco de una iniciativa de innovación social con el que me identifico plenamente, tengo la ocasión de conversar con muchas personas jóvenes que han finalizado sus estudios superiores siendo las primeras de su familia. El proyecto se llama Apadrinando el talento de la @fpdgi y promueve el "empoderamiento" de estas personas fomentando los puentes entre la universidad y las empresas haciendo que su empleabilidad mejore.

Las personas participantes de esta iniciativa no han tenido la posibilidad de acceder a contactos que le permitan hacer realidad su "sueño" de ejercer de lo que han estudiado y tienen una gran desorientación. El mentoring realizado en el proyecto por personas expertas con una trayectoria consolidada en empresas referentes proporciona herramientas que son muy importantes para potenciar la igualdad de oportunidades respecto a personas que sí tienen acceso más fácilmente a contactos o recursos.

Durante estas charlas he podido perfilar con más exactitud qué es lo que está pasando hoy en España con las personas jóvenes que buscan trabajo y tienen una formación superior. Admito que puede ser una suerte (o no) nacer en una determinada época. A raíz de estas conversaciones se me plantean un montón de preguntas de una situación a la que no le veo ningún sentido considerando un triple foco: el talento de las personas, las necesidades de la empresa, y los centros educativos.

Es bien sabido que actualmente contamos con la generación más formada de la historia de España, en parte, por la puesta al día de un atraso educativo de varias generaciones respecto a otros países europeos, pero también muchas personas -según mi opinión- ven como se les cierra las puertas por estar "sobradamente preparados/as". Y es un muro infranqueable que genera mucha frustración.

Las personas con formación superior adquieren los conocimientos técnicos, pero se encuentran que al final de su formación hay un gran abismo para poderse incorporar al mercado laboral encontrándose con muchas dificultades. Hoy el 51% de las personas menores de 30 años no encuentran trabajo "de lo suyo". La buena noticia es que a mayor nivel de estudios el desempleo disminuye pero sigue siendo alto, especialmente si se procede de la Universidad pública, tal como se refleja en le encuesta de INE de diciembre de 2015. Y hay que decir que el nivel de la universidad pública en España es alto, tal como puedes ver en el U-Ranking 2016.  

 Y me surgen algunas preguntas lógicas (seguro que a ti también) pero con una respuesta incierta produciendo cierta sensación de vértigo y de que hay muchas cosas que aún no encajan:

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1503 0 Comentarios
0

Oxfam Internacional acaba de publicar el informe "Una economía al servicio de un 1%" con un mensaje contundente: la desigualdad está aumentando muy rápidamente, una muestra es que hoy un 99% de la riqueza mundial está en manos de un 1% de la población.

Si leemos el informe en detalle los datos son incuestionables:  62 personas amasan la misma fortuna que la mitad más pobre del total de la población mundial y uno de los principales factores que contribuyen a esta situación es la fuga de capital a paraísos fiscales.

El informe coincide con la campaña viral #NoAlEscaqueo y ha tenido una excelente repercusión mediática, coincidiendo con la próxima celebración de la cumbre de Davos.

Leemos la noticia. ¿Y qué hacemos al respecto en nuestra vida cotidiana?

Hasta el momento, poco. La reacción habitual es la indignación pero la "infoxicación" nos lo pone fácil para olvidar con rapidez y seguimos con nuestros hábitos diarios, sin cambiar gran cosa.

Volvamos al informe de Oxfam, que resumimos en 6 claves:

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1696 2 Comentarios
0

 

Actualmente, nos encontramos en un momento donde coinciden al menos tres grandes retos: más datos almacenados que nunca (los datos son "el nuevo oro") , unos recursos naturales cada vez más limitados que también afectan al desarrollo de las comunidades y los derechos humanos en países emergentes, y una demanda incuestionable de las personas para el fomento de la transparencia y la ética, tanto en la empresa como en entornos públicos. 

La gestión de datos en internet es un aspecto crucial que ha marcado un nuevo paradigma social, Las administraciones están tomando nota de ello: lo que se denomina gobierno abierto (Open Government, Ogov ) ha tomado un gran impulso aunque se originó en 1970.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 2342 0 Comentarios
0

 Recientemente, en el marco de un proyecto con empresas en el que estamos participando, se habló sobre la relación directa entre la Responsabilidad Social como un elemento estratégico de las empresas para conseguir sus objetivos y hacerlas sustentables y la capacidad de innovar.

¿Qué entendemos por innovación?
Innovar no es crear, no es pensar diferente. Es hacer, además de crear y pensar diferente . Innovar es llevar a cabo una idea consecuencia de la detección de una necesidad no cubierta (innovación disruptiva) o bien querer mejorar un producto buscando que sea mejor valorado por los consumidores (innovación incremental).

Es decir, la creatividad es importante, pero  lo complejo es materializar la idea y que ésta sea aceptada por el mercado como producto o servicio que satisface mejor sus necesidades. Ya lo decía Henry Ford "Me pidieron un caballo más rápido e inventé el automóvil".

 Ya hemos hecho mención en publicaciones anteriores al cambio de los procesos de decisión de compra y del incremento exponencial de aquellas personas que se informan y adquieren sus productos de manera responsable .

Innovar no es fácil, ¡por mucho que digan! Lo habitual es ver en los medios casos de empresas exitosas a las que muchas organizaciones tratan de parecerse.  Si hablamos de empresas tecnológicas una gran parte quiere ser como Google o vivir en un entorno como Silicon Valley. ¿verdad? Otra cuestión es saber si queremos ser como estas organizaciones o preferimos buscar nuestra propia identidad enfocados en potenciar nuestros valores de marca, es un tema discutible. Según nuestra opinión, lo mejor es tener una cultura única que sea muy identificable que aporte productos y servicios difíciles de imitar con una alta aceptación para el mercado al que nos dirigimos, aunque sea pequeño. Es la que se sitúa en los océanos azules.

En definitiva, en los medios de comunicación no aparecen tan a menudo como las "empresas de éxito" aquellas que no lo han logrado, que han dejado en el camino todas sus fuerzas en un nuevo producto o servicio en el que creían.

Para innovar debemos de tomar una serie de decisiones y hacernos algunas preguntas importantes, sin dejar de lado qué es lo que hace que nuestra empresa pueda abrir cada día sus puertas, pero no podemos dormirnos.

Andrés Oppenheimer afirma que "o innovas o te quedas atrás" y es que todas las organizaciones pueden innovar si se lo proponen realmente.  Es un tema -sobretodo- de actitud y de un mínimo de recursos (humanos y materiales), independientemente del sector.

Hoy a las empresas se les exige un montón de cosas:  ser flexibles, eficientes, ofrecer un precio atractivo considerando los atributos de marca, ser transparentes en el proceso  y ofrecer una alta calidad de producto o servicio.  Así que la cosa está clara: es realmente importante para la supervivencia de la empresa ofrecer valor o tendremos que ofrecer el precio más bajo posible y eso es bastante peligroso para las empresas del sector (y para tu empresa).  

Por tanto innovar es muy necesario,  pero quizá la mejor opción sea buscando colaboración con otras organizaciones que te complementen para la generación de más valor, a la vez que lo llevamos a cabo de manera que impacte positivamente en la sociedad, sea beneficioso para el medio ambiente y además haga que nuestra empresa pueda obtener los recursos económicos para perdurar en el tiempo ¡y crecer, claro!. Un paradigma de esta apuesta por la sostenibilidad es el Plan Unilever para una Vida Sostenible, que está consiguiendo resultados excelentes. 

Ya lo decía un antiguo proverbio africano"Si quieres llegar rápido camina sólo, si quieres llegar lejos camina acompañado". ¡Nos quedamos con la segunda opción! 

 Muy bien. Y ahora que hemos tomado ya conciencia sobre este tema ... ¿Por dónde empezamos? 


¿Cuáles son los pasos que debo seguir para poner en marcha un proceso de innovación colaborativa?

Proponemos unas cuantas preguntas en formato test, en cinco pasos. Están formuladas de manera muy sencilla, aunque a veces la respuesta -si es honesta- es un poco más compleja de lo que nos gustaría.  

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 2501 2 Comentarios
0

Publicado por en

 Hace unos días tuve la ocasión de escuchar al profesor José García Montalvo, Catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).

 En su intervención se destacaron tres aspectos sobre lo que ya estamos viviendo y que será algo normalizado en un futuro:

  -Debemos acostumbrarnos a una "recesión perpetua" que experimentará de manera puntual periodos de expansión y mejora.

 - La productividad explica el crecimiento de la economía en el mundo. Si no somos productivos no crecemos (y no hablamos de bajar salarios sino de trabajar mejor).

 - La desigualdad es estructural, no va a irse. Tiene que ver con la 2a revolución de las maquinas. Si un trabajo lo puede desempeñar una máquina no lo hará una persona. Por tanto si en un futuro hay mayores dificultades para acceder al conocimiento que genera valor añadido y una alta especialización -justamente por la desigualdad económica generada por la pérdida de empleo o trabajo precario- va a perjudicar nuestra empleabilidad y aumentar la desigualdad todavía más. Por este motivo, a partir de ahora difícilmente una "recuperación económica" será directamente proporcional a creación de empleo, aunque sí habrá cierta concordancia.

 No es un panorama muy optimista ¿verdad? pero personalmente me encaja bastante: 
Hoy nos encontramos ya en una etapa de crecimiento económico, cierto, pero no podemos decir que hemos salido de la crisis ya que no nos encontraremos en una situación como la anterior nunca más (con sus luces y sus sombras). Y aunque la desigualdad ya era estructural hace unos años, el fenómeno de la construcción nos hacía creer que lo que era contextual (la bonanza) era estructural.

El profesor García Montalvo habla claro con un propósito: incitar a la reflexión y generar propuestas. No olvidemos que ha sido consultor del Banco Mundial, la Unión Europea, la OCDE y el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros organismos.


¿Qué podemos hacer ante este escenario de desigualdad creciente?

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1923 0 Comentarios
0

Publicado por en

En 2008 el mundo se paró por el estallido de la crisis y una gran parte de nosotros esperaba que todo volviera a ser como antes. No fue así.

Hace años que venimos observando que el paradigma socioeconómico ha cambiado. Nos hemos familiarizado con un montón de términos de economía y parecemos expertos.  Los detalles los conocemos sobradamente y debemos adaptarnos buscando las oportunidades que se abren ante nuestros ojos.

Soy una persona con suerte, lo admito. Pertenezco a ese colectivo que se ha adaptado con renuncias materiales pero que ha podido mantenerse gracias a la reflexión sobre lo que es realmente importante. Tengo trabajo y pago mis facturas.

Sin embargo esta nueva situación me ha entrenado para observar mejor y  tener más perspectiva. El tiempo, las conversaciones y lo que está sucediendo me confirman que es importante tener una actitud responsable, proactiva y coherente así como buscar la colaboración (de verdad) sin ser utópica e idealista. Sencillamente funciona y genera más aprendizaje. Quiero creer que hemos aprendido algo más de humanidad y de valores que contribuyen a que todo funcione de manera más natural.  

La Responsabilidad Social Empresarial llegó hace tiempo pero -según mi opinión- éramos pocos los que pensábamos que era mucho más que la realización de reports y actuaciones aisladas para que la empresa - no siempre- pudiera continuar focalizándose en el beneficio económico, y punto. No había coherencia. Se ha hablado muchísimas veces de ello, no es una moda, la responsabilidad social es estratégica y un modelo de gestión que funciona que debe ser llevado a cabo por toda la organización.

En entradas anteriores he hablado a menudo de que la responsabilidad es ante todo Individual, ya que las personas somos las que formamos las empresas, las administraciones y entidades, en definitiva, la sociedad.

 Antoni Garrell, fundador del Centre de Coneixement (FUNDIT)
comenta en una entrevista en Women360Congress.com

"La responsabilidad social está sobre todo en las pequeñas cosas, cómo reaccionamos ante lo desconocido, lo no previsto". Es ahí donde se percibe la esencia de las empresas y de las personas. 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 1889 0 Comentarios
0

Publicado por en

 

DiversityInc publica anualmente el ranking de las 50 empresas más diversas del mundo

En la lista puede observarse que una gran mayoría de los primeros puestos son grandes corporaciones. Sin embargo en la elaboración de este listado participan una media de 1.200 empresas cada año y (buena notícia) no tienen que abonar ninguna cuota por entrar en el proceso. DiversityInc por tanto  visibiliza la diversidad como un elemento de atracción del talento generador de más competitividad

 

 Los aspectos que se han tenido en cuenta para la elaboración de este ranking son la gestión del talento (distribución en la organización, desarrollo, igualdad en la promoción), compromiso de liderazgo de su CEO hacia la diversidad y trato a los proveedores .

 Este tipo de iniciativas demuestra que las organizaciones diversas crean más oportunidades que sus competidores además de incrementar la fidelización de clientes, plantilla y proveedores.

DiversityInc acierta yendo más allá segmentando en función del aspecto más destacado de la diversidad por el que se distinguen las empresas que forman parte de cada ranking. Por ejemplo, publica listados de las empresas con mejor trato hacia las personas trabajadoras LGBT, empresas  que cuidan especialmente los colectivos senior y convivencia entre generaciones, etc.

 La diversidad, por tanto, es entendida como el empoderamiento de aquello que no es igual a ti respetando la individualidad y necesidades en beneficio del conjunto.

He tenido la oportunidad de trabajar con empresas muy diversas. En una de ellas conviven en un único edificio 17 nacionalidades diferentes. Es estupendo ver el alto grado de comunicación y entendimiento del personal.

Una empresa diversa es una empresa abierta,  por tanto es una empresa innovadora, flexible, adaptable y con visión de futuro. Este tipo de organizaciones valora las capacidades de las personas independientemente de la discapacidad, el origen, la edad o el género. Van a potenciar el talento. Punto. Y generan debates basados en la diferencia, fomentando el aprendizaje.

Es natural que estas organizaciones fomenten la igualdad real  y la utilicen de manera adaptada a las prioridades de cada una de las personas (es decir, favoreciendo un entorno de equidad).

 Todo su personal se beneficia de un buen uso de la gestión del tiempo (no solamente las mujeres o personas con familiares a cargo) porque saben que los tiempos  personal y familiar son importantes y repercuten en beneficio de la empresa. No hay que dar excusas porque son entornos transparentes. ¡Es algo generalizado! 

Un "síntoma" de su apuesta por la igualdad son sus comités de dirección, paritarios (o casi) y no por la implantación de cuotas ya que en este caso no es necesario.  

 Y obviamente, tienen clara la importancia de la aplicación de una Responsabilidad Social orientada a crear valor e impacto positivo social, económico y medioambiental de manera coherente.

 Sin embargo este tipo de organizaciones son minoría en España.  Estas empresas -independientemente de su tamaño- suelen tener presencia internacional. No siempre trabajan en un mismo espacio de trabajo, utilizan fórmulas flexibles orientadas a resultados y sobretodo establecen una comunicación muy fluida en todas las direcciones. Son el futuro.

Ahora pensemos  en la habitual imagen de un Forum de representantes de la Alta Dirección de empresas españolas,  un programa de ponencias de una jornada relevante o la típica imagen del Comité de Dirección de una gran corporación en España. ¿No llama la atención la falta de presencia de las mujeres?

En España ha aumentado la desigualdad de género de manera evidente.

Según el estudio "Mujeres en la Alta Dirección en España" realizado por el Centro de Gobierno Corporativo de lE , sólo un 13,4% de los puestos de Alta Dirección en España son ocupados por mujeres y el 31% de las grandes compañías no tienen representación femenina. En la PYME es diferente, ya que una buena parte de los nuevos proyectos de emprendimiento han sido puestos en marcha por mujeres.

 Otra muestra de la desigualdad creciente de nuestro país la tenemos en  el informe Global Gender Gap Report de 2014 (Fórum de Davos) con datos de 142 países. España se sitúa en la posición 29 pero ha empeorado en referencia la participación en el mercado laboral y las oportunidades económicas de las mujeres ocupando la posición 84 en este ámbito. Sigue faltando visión a medio y largo plazo.

 Y es que la brecha salarial que padecen las mujeres respecto a los hombres en España  en la actualidad es de un 24,8%. O dicho de otra manera, las mujeres necesitan cotizar 11,5 años más que los hombres para cobrar la misma pensión .

 Es un problema global. Según la campaña de sensibilización #HeForShe de las Naciones Unidas. Emma Watson embajadora de la ONU y portavoz de esta iniciativa, afirma en un memorable discurso que la mayoría de las  mujeres en países emergentes no lograrán tener estudios secundarios hasta dentro de 70 años. Consecuencia: menos oportunidades en la educación por razón de género, menos oportunidades de progreso en el país, más desigualdad global.

 Y estamos ya en pleno siglo XXI, caracterizado por la necesidad de ser flexibles y adaptables al cambio que genera oportunidades al alcance de organizaciones que conocen a sus mercados actuales y potenciales.

Los equipos que respetan la diferencia son equipos eficientes y resolutivos. Además de felices.

 ¿Te animas a contarnos tu experiencia?   

@immaperez

 

 

 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 8498 0 Comentarios
0

¿Cómo son las personas que valoran positivamente la Responsabilidad Social? ¿Cómo se comportan?

En esta infografía encontrarás 8 de las características que definen a las personas socialmente responsables.

Se trata de un colectivo que está creciendo rápidamente, conectado y con una visión amplia del entorno que es sensible a los problemas y que decide actuar aún sin conocer el significado del concepto Responsabilidad Social.

¿Te reconoces?

INFOGRAFIA_8_CARACTERISTICAS_PERSONAS_SOCIALMENTE_RESPONSABLES.pdf

 

 

b2ap3_thumbnail_INFOGRAFA-8-caractersticas-de-las-personas-socialmente-responsables.jpg

 Nos faltaba conocer si el factor edad se podría relacionar con una mayor sensibilidad hacia la Responsabilidad Social (sea empresarial o personal). Hemos consultado en Google Analytics los datos agregados en referencia a edad después de 11.000 visitas en nuestra página web, de las cuales un 80% ha visitado nuestro blog.  Los datos son sorprendentes, el 61% de las visitas corresponden a personas entre 18 y 34 años. Por tanto ¡El factor edad sí es importante!

b2ap3_thumbnail_pantallazo-edad-lectores-web-Nottopic.JPG

Finalmente nos hemos preguntado si nos leían más hombres o más mujeres. En este caso los datos están bastante igualados como se aprecia en esta gráfica de Google Analytics.

 

b2ap3_thumbnail_pantallazo-tipologia-lector-web-nottopic-x-sexo.JPG

 

En conclusión, la Responsabilidad Social es imparable y está muy lejos de quedar rezagada.

Cada año aumenta la sensibilización sobre la importancia de ser socialmente responsables (siendo conocedores o no de la terminología específica sobre RSE ). Hemos reflexionado y sabemos lo que no queremos. Las nuevas generaciones (y los que somos menos jóvenes pero que estamos conectados) lo vemos clarísimo: hay una relación directa entre conocimiento on line, conversación y acción responsable.

¡Y nos encanta!

 

 

 

 

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 6738 0 Comentarios
0

 El Greenwashing se define como el acto de engañar a los consumidores con respecto a las prácticas ambientales de una empresa o los beneficios ambientales de un producto o servicio (según sinsofgreenwashing.org). Este concepto es opuesto a la comunicación de la Responsabilidad Social que se centra en los logros en referencia a la incidencia positiva de las empresas en el entorno social y medioambiental. 

Es fácil observar que los planteamientos son radicalmente opuestos, pero en ambos casos hay un elemento común importante : la importancia de la sostenibilidad en el momento de comunicar el valor de marca de un producto y que el consumidor tiene un papel importante en la decisión de compra.

 ¿Qué podemos hacer los consumidores ante estas malas prácticas? Mucho. Saber detectar en la medida de lo posible cuando se trata de un caso de greenwashing y cuando de una acertada comunicación de los valores de un producto o servicio vinculados a la responsabilidad social de la marca y apoyar las buenas prácticas.

Última modificación en Continuar leyendo
Visitas: 2324 0 Comentarios
0
logo nottopic

c. Antonio Machado.
08840 Viladecans (Barcelona)

M 664 848 947

Puedes contactar con nosotros por Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en redes.

twitter nottopic linked-in nottopic